Va la palabra de la mente al papel

igual que la sopa del cazo a la mesa

vertida casi pura, liquido rebosando el plato

un mal gesto y adiós

lo que iba a ser pulcro

acaba por ser una mierda

Deja una respuesta