10/05/21

Me pongo a escribir como si no hubiera un mañana. Esta semana no tengo que trabajar. Y de alguna manera, siento que algo no estoy haciendo bien. Supongo que es la manía de dejarnos arrastrar por los movimientos culturales habituales, que dicen que un Lunes a las 11 de la mañana lo normal es estar currando. En la ofi.

Y llevado al punto de que a día de hoy, la ofi es mi casa, si, estoy en la “ofi”. Pero no. No tengo obligación de hacer algo porque alguien me ha dicho que lo haga. Hago esto por que sí. Porque no me queda otra que elegirme. Elegir me cuesta, sobre todo si es para mi. Pospongo en favor del otro. Quiero agradar. No molestar. Decir que estoy haciendo. Me bloqueo cuando en un momento dado encuentro una situación en la que el otro y yo tenemos que decidir. Y a mi me da igual. Y al otro también. Y por miedo al que pensará me dejo llevar. El otro parece más importante. Esta semana, sin embargo, la he elegido para mi. Para terminar proyectos, para investigar sobre el cuerpo, para dejar horas muertas. Jugar a la consola y acabar el libro de Regina & Celeste. (aqui).

Regina & Celeste . Una Correspondencia (2019)

Ellas juegan parecen rotas y rotas están. Pero la vida supongo que es un poco así. Andar con los pies de barro y estar a punto de caer una y otra vez. En el alambre de la vida y la muerte. Aunque quizás elegimos siempre el caminito fácil, ese que ya nos sabemos, que nos deja donde siempre, con las mismas rutinas y las mismas respuestas. A pesar de que miramos fuera de él y querríamos explorar. Entiendo que es una cuestión de biología/supervivencia. Si tengo comida y cobijo, ¿qué más quiero?. Pero a veces las preguntas son más fuertes, las inquietudes tiran y allí que vas, a caminar a campo abierto, donde nada queda a parte de la hierba salvaje y las montañas por escalar.

Es curioso, porque el juego al que juego (Death Stranding) va de eso. Andar, caminar, ir de aquí allá. De cierta deriva, de elegir lo que si y lo que no. Puedes deambular, puedes fijar el rumbo. Puedes matar o dejarlos vivir. Sin idea premeditada solamente dejándote llevar. En la soledad de un mundo vaciado.

Death Stranding. Kojima Productions. (2019)

Tengo miedo y qué, tengo frío y qué. No sé dónde voy y qué. Sé que voy y con eso me sirve. Sé que mis piernas se mueven y que mis manos hacen. Soy una cabeza pensando cómo poner las cosas en orden cuando el orden está en la cabeza.

Qué manía con salir a comprar con la lista. Hoy he ido sin lista, sin cesta. He comprado lo justo, para qué más. No necesito más. Con lo que hay basta. Nada más.

Vivir es caminar entre la vida y la muerte, la consciencia es puro misterio y aún así, ahí estamos. Entre ayer y mañana. El punto de atención. Solo este momento, es lo único que tengo.

La trama de Death Stranding transcurre en un mundo postapocalíptico en el que un evento conocido como “Death Stranding” fusionó el mundo de los vivos y el de los muertos.

Wikipedia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *