110121

“Déjate la piel”.

Miró para otro lado y definitivamente asumió que lo mejor que podría hacer sería reventarlo allí mismo. El final más obvio y que sin embargo, sería el único que tendría todo el sentido del mundo.